Boletin nov cofradíasEl día 6 de noviembre, se presentó en la Capilla de la Hermandad el número de noviembre del Boletín de las Cofradías de Sevilla. Este número de tan prestigiosa publicación estuvo dedicado a la Hermandad con motivo del 450 aniversario.

El número de noviembre, junto a las secciones habituales, “Del Consejo”, “Noticias”, “Convocatorias”, etc.  tuvo una especial dedicación de sus contenidos a nuestra Hermandad. Así contó con un artículo de nuestro Hermano Mayor, D. Claudio Espejo, titulado “Cuatrocientos cincuenta años”, así como con un amplio reportaje sobre los actos del 5 de octubre.  

Además, el número de noviembre contó con los siguientes artículos dedicados a la Hermandad:

· En el apartado Músical:

“Las bandas de las Cigarreras con su hermandad”, de Francisco Luis Durán Ordóñez. Cometario del disco Homenaje de la música de las Cigarreras a su hermandad, de la Banda de Cornetas y Tambores Sagrada Columna y Azotes, Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora de la Victoria y Banda de Música María Santísima de la Victoria. 

 

· En la sección Arte:

 “El retablo del Cristo Atado a la Columna en la iglesia de los Terceros” de José Roda Peña. 

Tras abandonar su sede de la parroquia de San Pedro, donde había permanecido desde 1628, la Cofradía de la Sagrada Columna y Azotes se estableció en 1674 en la iglesia conventual de Nuestra Señora de Consolación, donde su comunidad de padres terceros franciscanos consintió en adjudicarle una doble capilla situada en el sotacoro, a los pies del lado de la epístola. Como quiera que la hermandad terminara redimiendo el tributo que en aquel momento se le impuso por ocupar dicho espacio litúrgico, felizmente pudo hacerse con su pleno dominio y propiedad, como lo acredita la escritura que se protocolizó el 18 de enero de 16931. Ese mismo año se colocó en el pavimento del recinto una lápida funeraria marmórea sobre la bóveda de enterramiento en la que recibían sepultura los hermanos de la cofradía, y cuya inscripción grabada reza así: “ESTA LOSA I VASTIDOR HÍZO/LA DON BENITO LÓPEZ DE LEMONA/ SIENDO PRIOSTE/ DE LA HERMANDAD DE LA COLUNA/ AÑO DE 1693/ R.I.P.”

 

“La Hermandad de la Columna y Azotes de Sevilla y la iconografía de Cristo atado a la Columna con San Pedro arrepentido: análisis dentro del contexto de la escultura hispana” de Manuel Ramón Reyes de la Carrera. 

López Martínez dio a conocer cómo al cambiar de sede canónica en 1628 la sevillana “Hermandad de la Sagrada Columna y Azotes de Nuestro Señor Jesucristo, Madre de Dios de la Victoria y Lágrimas de San Pedro” (vulgo Las Cigarreras), se produjo una escritura de concierto entre los hermanos y el presbítero Melchor de Andrade para el uso de una capilla en la iglesia de San Pedro: “Y habiéndose desaunado de la unión que habían hecho con la Cofradía de Nuestra Señora de la Antigua y no tener capilla ni sitio ni parte conocida donde poder asistir y tener las imágenes de su advocación con la veneración y decencia que requieren, me han pedido que pues tenemos en la parroquia de San Pedro una capilla que es la que cae debajo de la torre de la comodidad que la Cofradía puede desear, por ser iglesia de su advocación”.

 

“Los sayones primitivos de Las Cigarreras”, de Jesús Porres Benavides.

Este conjunto de tres imágenes que pertenecieron hasta la segunda mitad del siglo XX a la Hermandad de las Cigarreras, y que se encuentran en la actualidad en la Hermandad de los Dolores de Sanlúcar de Barrameda constituye uno de los pocos misterios procesionales conservados íntegros de la Semana Santa sevillana, si contamos, por ejemplo con los magníficos ejemplos del misterio de la Conversión del Buen Ladrón, la Quinta Angustia, la Carretería o el de la Exaltación.

 

“La Victoria de María”, de José Manuel Castroviejo López

A finales del S. XIX la música procesional va tomando carácter autóctono con la dedicatoria expresa de marchas a imágenes sevillanas. Aunque hay ya en la segunda mitad del s. XIX marchas dedicadas a las cofradías sevillanas, como la Marcha fúnebre de Rafael Cebreros, dedicada a la Quinta Angustia y estrenada en 1868, es una práctica que empieza a generalizarse en torno a la década de 1890, con las dos marchas fúnebres (sin título concreto) dedicadas por José Font Marimont a la Carretería y Quinta Angustia en 1887 y 1895 respectivamente.

 

· En la sección “Cerámica Cofradiera”:

  “Retablos y azulejos de la Hermandad de las Cigarreras”, Martín Carlos Palomo García.

Todavía está impresionada nuestra retina por la bella estampa que contemplamos la noche del pasado 5 de octubre cuando a los sones de Virgen del Valle la hermosísima Virgen de la Victoria efectuaba su entrada en la capilla de la antigua Fábrica de Tabacos iluminada solamente por la luz de su candelería. En la madrugada de ese día había salido camino de la Santa Iglesia Catedral, estando iluminados los dos retablos cerámicos de esta Hermandad del Jueves Santo, que la despedían por unas horas para celebrar con todo esplendor sus cuatro siglos y medio de existencia.

 

·En la sección “Literatura”:

 “Poesía cigarrera para el Señor Atado a la Columna y la Virgen de la Victoria” de Juan Manuel Labrador Jiménez.

Los titulares de la Hermandad de las Cigarreras, y muy especialmente su preciosa dolorosa, María Santísima de la Victoria, han servido de fuente de inspiración a diversos poetas sevillanos para componerles algunas de las mejores piezas literarias dentro de la temática cofradiera. Con motivo de los 450 años transcurridos desde la fundación de esta corporación que efectúa su estación de penitencia en la tarde del Jueves Santo, hemos rescatado del olvido algunos de estos poemas como rendido homenaje a esta señorial cofradía.

 

·En la sección Historia:   

“Nuestra Señora de la Victoria, el Pendón Morado de Castilla y el juramento de Alfonso XIII. En torno a la devoción mariana de un rey de España”, de José Gámez Martín.

La monarquía española a lo largo de la historia de la nación ha estado íntimamente unida con la fe católica y la evangelizadora propagación de la misma en las tierras de conquista, estando presente los monarcas en los fastos religiosos del reino, vinculando entonces la presencia de sus egregias personas con la magnificencia litúrgica de la exaltación religiosa.

 

·En la sección Documento Gráfico:  

 

“Recuerdo gráfico de otros templos en la historia de la Hermandad de las Cigarreras”, Víctor José González Ramallo 

Durante medio siglo de nuestra vida, la Hermandad de las Cigarreras ha sido la más cercana a nuestro domicilio en Sevilla, avecindados cómo hemos estado desde nuestro nacimiento hasta muy recientemente en Los Remedios. En nuestra infancia llegó al barrio la hermandad tras un periplo de siglos por distintos templos de la ciudad muy alejados unos de otros. De esos primeros años recordamos los frecuentes cambios en el paso de misterio que, como chiquillo, era el que más nos llamaba la atención, con el estreno de las nuevas andas todavía sin dorar y la sustitución del Cristo y de los populares sayones por el conjunto de Buiza. A su lado  contrastaba el paso de palio, inmutable frente a las modas cofradieras, de la Virgen de la Victoria que insensiblemente iba ganando terreno en nuestro corazón.

 

“El nazareno de las Cigarreras en la tarjetografía postal del siglo XX”, de Enrique Guevara Pérez

En diversas ocasiones ya hemos hecho proclama de que siempre nos ha fascinado la silueta del hermano nazareno como figurante del cortejo de las salidas procesionales de nuestras cofradías; y hasta diría que por encima de pasos, enseres, y hasta de cualquier otro aditamento o exorno complementario más, la estampa de la túnica cromática y la sombra del capirote han sido, son y serán la mejor representación definitoria de nuestra Semana Santa en conjunto. Así lo han demostrado diferentes visiones que desde diferentes ópticas se han dado de la Semana Mayor hispalense, dentro y fuera de nuestras fronteras, si bien hasta este  querido Boletín de las Cofradías de Sevilla también quiso rendirle homenaje desde un principio, haciéndole abanderado de su portada mensual manteniendo la cruz de guía de todas sus hermandades, ideado por el célebre artista Guillermo Bonilla.

 

 

El Boletín de las Cofradías está actualmente dirigido por D. Rafael Jiménez Sampedro, y su equipo de redacción está además formado por Emilio José Balbuena Arriola, Rocío S. Millán, Daniel Villalba Rodríguez y  Javier Ramos Sáez. El Boletín de las Cofradías, órgano oficial del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, se publica mensualmente y tiene especial dedicación a la divulgación de la actualidad de nuestras Hermandades y Cofradías, su Historia y las facetas artísticas de las mismas, literatura, patrimonio musical, todo ello con firmas de alto nivel que han hecho de esta publicación un referente en el mundo cofrade.